ENFERMEDADES AUTOINMUNES SISTÉMICAS – LUPUS

ENFERMEDADES AUTOINMUNES SISTÉMICAS – LUPUS

ENFERMEDADES AUTOINMUNES SISTÉMICAS

Son patologías sistémicas e inflamatorias del sistema inmunitario que afecta y ataca a las células y tejidos sanos, de cualquier órgano.

Son crónicas y no son contagiosas.

El Lupus eritematoso sistémico, la Esclerosis Sistémica o Esclerodermia, el Síndrome de Sjögren, entre otras son enfermedades autoinmunes sistémicas.

El reumatólogo es el especialista en tratar estas enfermedades, la Dra. Valentina Maldonado tiene un máster en Enfermedades Autoinmunes sistémicas realizado en el Hospital Clínic de Barcelona.

LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO

En una enfermedad autoinmune como el lupus, el sistema inmunológico se “confunde” y no diferencia entre las partículas extrañas (antígenos) y las propias células o tejidos, y produce anticuerpos en contra de “sí mismo”.

A estos anticuerpos se les llama “autoanticuerpos” y se unen a células propias formando complejos que son la causa de la inflamación y daño a órganos.

El lupus puede afectar varias partes del cuerpo como son: la piel, las articulaciones, los vasos sanguíneos, riñones, el corazón, pulmones, cerebro y nervios.

Pero la mitad de los pacientes con lupus tienen afectación casi exclusiva de la piel y las articulaciones.

El lupus se manifiesta alternando periodos de mayor actividad, brotes (exacerbación) con otros de inactividad (remisión). El 95% de los pacientes refiere dolor articular sin signos inflamatorios

Más información

Puede afectar a personas de diferentes razas, grupos étnicos, edades.

El lupus afecta más a mujeres que a hombres, y puede presentarse a cualquier edad, pero es más frecuente entre los 15 y los 44 años.

Para el diagnóstico se realiza mediante la suma de síntomas, exámenes de laboratorio y/o biopsias (renal, cutánea) y también se considerarán los antecedentes familiares.

Entre los síntomas están la caída del cabello, cansancio, sensibilidad al sol con enrojecimiento en la piel, anemia, ulceras en boca, convulsiones, edema, dolor e inflamación articular.

De momento no existe cura para el lupus, pero se puede controlar la enfermedad con un programa de tratamiento y monitorización adecuada, de este modo el pronóstico de la enfermedad mejora y disminuye el número de exacerbaciones o brotes.

Existen fármacos antiinflamatorios, inmunomoduladores, inmunosupresores convencionales y terapia biológica, todos ellos sirven para frenar el sistema inmune alterado, controlar y revertir el daño al órgano afectado.

Enlaces de Interés

Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by